Definición:

El contrato de aprendizaje tal y como lo indica el artículo 2.2.6.3.1. del Decreto Único Reglamentario 1072 de 2015 es “ una forma especial de vinculación dentro del Derecho Laboral, sin subordinación y por un plazo no mayor a dos (2) años en la que una persona natural recibe formación teórica en una entidad de formación autorizada con el auspicio de una empresa patrocinadora que suministra los medios para que adquiera formación profesional metódica y completa requerida en el oficio, actividad u ocupación dentro del manejo administrativo, operativo, comercial o financiero propios del giro ordinario de las actividades del patrocinador con exclusividad en las actividades propias del aprendizaje y el reconocimiento de un apoyo de sostenimiento que garantice el proceso de aprendizaje y el cual, en ningún caso, constituye salario”.


Por lo tanto, es aquel que se celebra por escrito entre la empresa patrocinadora y el aprendiz, y en el que se regulan temas tales como la identificación de las partes, el objeto del contrato, las obligaciones de las partes, la duración del contrato, la supervisión de este, sus causales de suspensión y terminación, entre otros aspectos que la empresa y el aprendiz deseen pactar de conformidad con sus requerimientos y necesidades, siempre respetando la normatividad legal.
La celebración por escrito es una exigencia formal consagrada en las normas legales, que obliga a las partes a dejar constancia de su celebración mediante un escrito, y en tal sentido, el contrato de aprendizaje surge a la vida jurídica y cobra eficacia y validez, si y solo sí, se celebra por escrito. (Requisito ad susbstantiam actus).

Deja una respuesta